Dar a luz a un niño puede ser el momento más desafiante y duro en la vida de una madre. Diablos, lidiar con las hemorroides es una tarea difícil por sí sola. Entonces, ¿cómo se siente cuando coinciden estos dos momentos difíciles?

Como puede imaginar (o tal vez conocer de primera mano), esto puede ser motivo para una gran cantidad de estrés añadido al proceso de embarazo. Si bien la mayoría de las mujeres sufren de hemorroides por primera vez durante el embarazo, aquellas de ustedes con antecedentes de aparición de hemorroides son más propensas a que el embarazo provoque un brote una vez más.

Pero cualquiera sea el caso, siéntase tranquilo por el hecho de que no está solo, y hay normas sencillas que sin duda le ayudarán en el difícil momento.

Entonces ahora sabemos: las hemorroides durante el embarazo vienen juntas.

Pero, ¿qué es lo que tiene el embarazo que provoca hemorroides, y qué puede hacer al respecto?

El embarazo fomenta las hemorroides en una variedad de formas. Principalmente, a medida que su útero crece con el paso de los trimestres, se provoca más presión sobre la zona pélvica y las venas rectales. Por otro lado, el flujo de sangre desde la parte inferior hasta la parte superior del cuerpo se ve obstaculizado, y puede causar hinchazón e inflamación en las venas bajo el útero.

Otra condición asociada con el embarazo es el estreñimiento. Cómo usted ya sabe, el estreñimiento es un importante agravante de las hemorroides. Esto conduce a producir esfuerzo durante la defecación, lo que contribuye a la acumulación de presión sobre las venas y al debilitamiento de las pareces venales circundantes.

Cosas que se deben y no se deben hacer durante el embarazo

Por suerte, no es imposible impedir que brote una hemorroide durante el embarazo. Por lo menos es fácil controlar el dolor y el malestar de sus hemorroides al seguir y evitar ciertos hábitos.

  • Evitar el estreñimiento: ¡haga todo lo posible para evitar el estreñimiento! Asegúrese de tener una ingesta saludable tanto de fibra como de agua, ya que la hidratación y la fibra ayudan a soltar las heces y a evitar el esfuerzo durante la defecación. Frutas y verduras son buenas fuentes de fibra.
  • Si tiene que ir… ¡VAYA! Asegúrese de escuchar los impulsos naturales de su cuerpo. Si no tiene que ir, ¡entonces no se estrese y no se esfuerce! Del mismo modo, si su cuerpo le dice que es la hora, no luche contra el impulso.
  • Duerma de costado: como se habrá dado cuenta, las hemorroides están relacionadas con la presión. Sentarse durante largos periodos de tiempo o simplemente dormir boca arriba puede incrementar la cantidad de presión que se aplica sobre las venas rectales.
  • Practicar ejercicios de Kegel: los ejercicios de Kegel pueden ser sumamente eficaces para mejorar la circulación en la zona pélvica, lo que disminuye la probabilidad de que se formen coágulos de sangre. Además, ayudan a fortalecer los músculos que rodean el ano.
  • Manejar sus niveles de estrés: las hemorroides también son inducidas por el estrés, y, como sabe, el embarazo tiene sus altibajos. Ejercicios de respiración, meditación y mantener un ánimo ligero son esenciales en el manejo del estrés.
  • Baños de asiento: tenga la rutina de tomar baños de asiento durante el día. Al sentarse en agua tibia durante 10 a 15 minutos un par de veces al día, puede obtener un alivio sustancial del dolor y la picazón, así como una mejora en la circulación en la región pélvica.

Las hemorroides durante el embarazo son muy comunes – a menudo proporcionando abundante estrés y molestias a la futura madre. Sin embargo, eso no significa que no se puedan tomar medidas preventivas simples para ayudar a minimizar las molestias. Seguir los sencillos consejos mencionados anteriormente puede ayudar en gran medida tanto en el manejo como en la prevención de las hemorroides durante el embarazo.

Para averiguar más sobre cómo eliminar sus hemorroides y evitar la recurrencia, lea mi revisión del remedio homeopático H Milagro donde revelo cómo eliminé mis hemorroides sin la necesidad ir visitar a mi médico o de una cirugía complicada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment